San Pedro de Verona
San Pedro de Verona

San Pedro de Verona fue un mártir, predicador y el segundo santo en la historia de la Orden de Predicadores (dominicos). Se dedicó combatir las herejías de los Cátaros, propagadores del maniqueísmo en el centro y norte de Italia.

Nació en Verona de Lombardía (Italia) en el 1205. Según el Martirologio Romano sus padres pertenecieron a la herejía de los cátaros, sin embargo, de niño abrazó la fe católica y en su adolescencia recibió el hábito del mismo Santo Domingo de Guzmán.

El hagiógrafo y Beato Santiago de la Vorágine decía que San Pedro era un gran predicador y conocedor de las Sagradas Escrituras que vivió la pureza, austeridad y una firme defensa de la fe, lo que finalmente lo llevaría a la muerte.

Tal vez te interese:  Enrique II, único emperador declarado santo por la Iglesia

Además señala que Pedro de Verona nació en una familia “entenebrecida por el error”, sin embargo, el joven supo siempre “conservarse inmune de sus perniciosos errores”.

San Pedro de Verona dejó a su familia en la adolescencia e ingresó a la orden dominica cuando todavía vivía Santo Domingo de Guzmán, su fundador. Continuó sus estudios en la Universidad de Bologna donde se preparó intelectualmente y además vivió en oración, austeridad y penitencia.

Terminada su formación eclesiástica, es ordenado sacerdote y nombrado Predicador del Evangelio de Jesús. Se dedicó a la predicación y la refutación de doctrinas heréticas en Vercelli, Roma, Florencia y diversas ciudades del norte de Italia. También instituyó las “Asociaciones de la fe” y la “Cofradía para la alabanza de la Virgen María” en Milán, Florencia y Perugia.

Tal vez te interese:  Hoy celebramos a 117 santos mártires asesinados por odio a la fe en Vietnam

En 1248 fue designado prior en el convento de Asti y trascurrido un año en el de Piacenza. En 1251 Inocencio IV nombró a Pedro como inquisidor de Lombardía y lo declara prior de Como, sin embargo, los herejes empiezan a entretejer un complot para asesinarlo.

San Pedro de Verona es asesinado el 6 de abril de 1252 cuando regresaba de Milán al Convento de Como, cerca de la localidad de Barlassina. Su verdugo, Carino de Bálsamo, le asestó dos golpes de hacha en la cabeza. A pesar de ello, Pedro de Verona logró incorporarse y con las pocas fuerzas que le quedaban escribió en el suelo con su dedo bañado sangre: “Creo en Dios”.

Tal vez te interese:  Beata Maria de la Pasión

El 9 de marzo 1953 Inocencio IV lo canoniza. Su cuerpo fue trasladado a Milán y hoy descansa en la iglesia de San Eustorgio. Su fiesta se celebra el 6 de abril.

ACI Prensa

Comentarios

comentarios

- Publicidad -