Dice la vox populi que el mexicano podrá no ser católico, incluso profesar otra religión, pero no deja de ser guadalupano. La canción “La Virgen Ranchera”, del compositor michoacano Jesús “Chucho” Monge Ramírez, autor también del himno “México lindo y querido”, proclama: “viva la reina de los mexicanos la que con sus manos sembró rosas bellas y puso en el cielo millares de estrellas”.

“Para el mexicano ser guadalupano es algo esencial”, versa el himno más conocido en honor a la virgen morena. Y con esta pieza de dominio popular, interpretada por Emmanuel y Alexander Acha, abrimos la lista de canciones que encontramos en YouTube que han sido dedicadas a La Guadalupana, Lady of Guadalupe, el símbolo por excelencia de la mexicanidad.

  1. Emmanuel y Alexander Acha. “La Guadalupana”.
  2. Juan Gabriel. “La Mujer que yo Amo”.
  3. Los Ángeles Azules. “Virgen de Guadalupe”.
  4. Marco Antonio Solís. “Morenita”.
  5. Yolanda del Río. “Mi Virgen Ranchera”.
  6. El Tri. “Virgen Morena”.
  7. Bronco. “Déjame amarte otra vez”.
  8. El Combo Loco. “Virgen de Guadalupe”.
  9. Pachapo y su Comparsa. “Canto a la Virgen de Guadalupe”.
  10. Lalo Mora. “A ti linda Virgencita”

¿A qué se debe la fortaleza de la imagen de La Guadalupana? La Virgen Morena representa el encuentro del mundo indígena con la hispanidad. La Conquista Española sobre los dominios del México antiguo, que había dejado a su paso una estela de muerte, daba como resultado la mezcla de las razas blanca, indígena, negra y mestiza. La Santa Patrona de América apareció por primera vez un 9 de diciembre de 1531, en el momento indicado para calmar los odios, la destrucción y la guerra.

Tal vez te interese:  Inicia la celebración de las Morismas en Guadalupe, Zacatecas [VIDEO]

San Juan Diego fue el indígena elegido por la Virgen de Guadalupe para enviar el mensaje de unión. Ella se apareció varias veces en el Cerro del Tepeyac, el altar donde, en otro tiempo, los nahuas veneraban a Tonantzin (nuestra madre). Este nombre utilizaron los indígenas para referirse a sus deidades femeninas. Se dice que Tonantzin eclipsaba el lado oscuro de Coatlicue (diosa de la vida y de la muerte, de la fertilidad), Tlazoltéotl (la comedora de la suciedad) y Cihuacóatl (mujer serpiente-La Llorona).

Tal vez te interese:  (VIDEO) "I love Trump", gritan racistas contra los migrantes mexicanos en EU

La Guadalupana, para dar muestra de su existencia a los incrédulos, plasmó su imagen en el ayate de San Juan Diego, luego de que él acudiera a su encuentro un 12 de diciembre de 1531. Él cargaba miles de rosas en un ese manto confeccionada con hilos de fibra de maguey. Esa leyenda dio paso a una nueva manera de comprender al nuevo México, la fe y la esperanza. En 1660, la iglesia católica reconoce la veracidad de esta historia; admite que la Virgen de Guadalupe es la madre de Dios y patrona de los mexicanos. Una síntesis del lado luminoso de las deidades aztecas y la interpretación del encuentro con las culturas precolombinas.

El llamado “Padre de la Patria”, el párroco Don Miguel Hidalgo y Costilla, el revolucionario del sur Emiliano Zapata y el Movimiento Chicano,entre otros, han tomado la imagen de La Guadalupana como estandarte para movilizar al pueblo a favor de la libertad, para ganar luchas en beneficio de las personas vulnerables y para obtener reconocimiento de los derechos humanos.

Tal vez te interese:  El teatro se abre en las entrañas de la cárcel de Santa Martha Acatitla

En el libro Borderlands: La Frontera. La Nueva Mestiza (2015) de la feminista chicana Gloria Anzaldúa, la autora afirma que la Virgen de Guadalupe es la síntesis del viejo mundo y el nuevo. El encuentro de los conquistadores y los conquistados. La fe enraizada en lo femenino más que en lo masculino.

De acuerdo con esta fuente bibliográfica, la Virgen de Guadalupe es el símbolo psicológico, político y sociológico del ser mexicano. Un símbolo de fe y esperanza ante la devastación que dejó la conquista. La Virgen de Guadalupe es la mediadora entre lo chicano y lo blanco. Entre lo humano y lo divino. El emblema del ser fronterizo, del habitar entre dos tierras, del mexico-americano y, hoy más que nunca, deberá ser nuestro emblema para traspasar los muros que nos quieren separar.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -