Las mujeres migrantes en Estados Unidos [Numeralia]

Al hacer un balance de las muchas formas en que las mujeres inmigrantes contribuyen a la fuerza de trabajo de Estados Unidos se encuentran diversas contribuciones que a menudo se pasan por alto, pero es una realidad que el trabajo que realizan las mujeres inmigrantes agrega valor a la economía y, por supuesto, a la sociedad y a la cultura estadounidense.

Las mujeres trabajadoras inmigrantes se ubican en el espectro educativo y ocupacional, lo que significa que llenan una amplia variedad de puestos de trabajo altamente calificados, y también otros menos calificados.

Ellas desempeñan papeles importantes en la asistencia sanitaria, como auxiliares de enfermería, en instituciones psiquiátricas y de salud, y en el hogar. También son un componente crucial de la fuerza de trabajo en una serie de servicios y trabajos industriales ligeros, que van desde las ocupaciones de ama de llaves hasta la de operadoras de máquinas de coser.

También es verdad que muchas de las mujeres inmigrantes que trabajan por los salarios más bajos no están autorizadas, lo que limita severamente sus oportunidades de ascender en los puestos. Pero lo anterior no niega el valor del trabajo que realizan.

Tal vez te interese:  Cómo participar en el programa 'Palomas Mensajeras' de reunificación familiar de Michoacán

Numeralia

El poder, así como la diversidad, de las trabajadoras inmigrantes está bien ilustrado por los datos de la Encuesta de la Comunidad Americana de 2015 (ACS). Esos datos revelan una realidad contundente:

–Los 11.8 millones de inmigrantes que trabajan en Estados Unidos representan más del 7% del total de la mano de obra en ese país.

–La tasa de participación en la fuerza de trabajo de las mujeres inmigrantes es de 55.6%, casi igual a la de las mujeres nativas: 58.6 por ciento.

–Un poco más de la mitad [50.8%] de las trabajadoras inmigrantes son de América Latina, y casi un tercio [31.3%] son de Asia.

–Entre todas las trabajadoras inmigrantes, las de África tienen la mayor tasa de participación en la fuerza de trabajo [65.6%].

  [2.8 millones, o 23.8%], Filipinas [752 mil 648, o 6.4%] y China [570 mil 378, o 4.8%].

–Más de un tercio [33.6%] de las trabajadoras inmigrantes tiene una licenciatura o más, el 23.7% tiene una educación secundaria incompleta y un 42.8%tiene un diploma de escuela secundaria o menos.

–Dos quintas partes de las trabajadoras inmigrantes [42.2%] ocupan empleos de bajos salarios donde ganan 20 mil dólares al año o menos, mientras que el 15.2% gana más de 60 mil dólares al año.

Las trabajadoras inmigrantes son empleadas domésticas [882 mil 663], enfermeras, psiquiátricas y auxiliares de salud en el hogar [501 mil 740], cajeras [480 mil 391], enfermeras registradas [454 mil 057] y conserjes y limpiadores de edificios [364 mil 494].

Las mujeres inmigrantes representan más de la mitad [51.5%] de todos los trabajadores de la clasificación de productos agrícolas, el 47.1% de los trabajadores del ramo de apariencia personal, el 42% de las empleadas domésticas, el 39.5 por ciento de trabajadores en prensas textiles y el 39.5% de los operadores de máquinas de coser.

Entre las mujeres inmigrantes de salarios bajos, un 40% carece de un diploma de escuela secundaria, mientras que otro 34.5% tiene un diploma, pero no más educación. Sin embargo, estas mujeres hace trabajos esenciales como la limpieza de viviendas y amas de casa; cajeras; auxiliares de cuidado personal; cocineras; auxiliares de enfermería, psiquiátricas y de salud en el hogar; porteras, y trabajadores del cuidado de niños. Estos son los trabajos de los que un sinnúmero de personas dependen para hacer su propio trabajo y vivir su vida cotidiana. Sin embargo, debido a que estos trabajos tienden a ser mal pagados, a menudo son devaluados.

Finalmente, la Encuesta de la Comunidad Americana establece que Estados Unidos necesita políticas que se basen en las contribuciones que las mujeres inmigrantes hacen a su fuerza de trabajo. Una de esas políticas sería la creación de un camino hacia el estatus legal de los inmigrantes no autorizados, lo que no sólo aumentaría la economía de los Estados Unidos, sino que permitiría a muchas mujeres inmigrantes explotar todo su potencial para beneficio de la sociedad estadounidense.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -