DESDE ACÁ… Además de todo, ídolo con pies de barro
DESDE ACÁ… Además de todo, ídolo con pies de barro

El fracaso de Donald Trump, para derogar la ley de Salud en Estados Unidos, mejor conocida como el Obamacare, fue recibido por la comunidad migrante y especialistas en la materia como una señal de que el ídolo tiene pies de barro.

La derrota legislativa en contra de Trump en la que participaron incluso unos 40 legisladores de su partido Republicano, provocarían condiciones favorables para que las quejas y demandas contra sus órdenes ejecutivas -xenofóbicas, antimigrantes y violatorias de los derechos humanos- que diversas instancias han interpuesto y continuarán presentando por organizaciones indígenas, migrantes y sociales prosperen y se resuelvan favorablemente, ante un sistema judicial y hasta legislativo que no logró el déspota y fascista controlar de un “twittazo”.

Por lo pronto, el 6 de abril, ante la nación binacional Tohono O’odham (gente del desierto) asentada en Sonora y Arizona, el Comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México de la Secretaría de Gobernación, Jaime Martínez Veloz, presentará la propuesta para interponer una denuncia ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, a fin de evitar la construcción del Muro de la ignominia, en la frontera con Estados Unidos y que sería edificado en inmediaciones de sus territorios.

Político, activista y promotor de los derechos indígenas, Martínez Veloz comentó a esta Columna, que tiene plena confianza de que el recurso que se interpondrá tendrá resultados positivos para las comunidades indígenas de ambos lados de la frontera, pues no sólo atenta contra su libre tránsito como pueblos originarios, sino que además atentaría contra la biodiversidad en esta zona en la que conviven especies de la flora y fauna endémicas.

Compartió que en en el caso de la frontera norte, “se han estudiando todas las áreas que existen y donde hay tanto acuerdos, declaraciones y tratados binacionales o internacionales firmados por los Gobiernos de Mexico y Estados Unidos, con las Naciones Unidas (ONU) o la Organización de Estados Americanos (OEA), y la Unesco, y en el caso del territorio Tohono O´odham este se considera Patrimonio Mundial de la Humanidad, elementos que permiten la defensa de forma sincronizada ante los organismos internacionales”.

Señaló que la vida de estas familias originarias, desde antes que existiera Estados Unidos como nación, evidencia que la Gente del Desierto, como se denominan, ha sido separada por una decisión ajena a ellos, una línea fronteriza, que les ha generado problemas pero que pese a ello han logrado tener relaciones colectivas y que impulsen permanentemente su convivencia familiar, cultural o religiosa

Tal vez te interese:  Sobrevivir a Trump y al muro

Dijo que elaboran el recurso jurídico, en el que incluirán entre otros documentos, un dictamen del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), “estamos fundamentándolo lo mejor posible, tenemos instrumentos básicos, como la declaración de la OEA en materia indígena y la declaración de la ONU en materia de derechos indigenas, ambos con puntos específicos donde se abordan con toda precisión los compromisos asumido por estas dos instancias de garantizar el libre transito y permitir el fomento de actividades culturales respeto a sus ritos y sistemas normativos”.

La fecha elegida para la presentación de esta propuesta es simbólica -el 6 de abril- se conmemora la defensa del territorio mexicano, ante la invasión filibustera realizada por norteamericanos en 1857. Pretendían después de la anexión de Texas, apropiarse por la fuerza también de Sonora. La batalla en Caborca fue fundamental para que el ejército mexicano triunfara, pero esta victoria no se hubiera logrado sin la participación de los pápagos.

Con arcos y flechas, hace 160 años, lograron incendiar el depósito de armas y pólvora de los norteamericanos. Martínez Veloz expresó que este es un ejemplo histórico de que las comunidades indígenas contribuyen hasta con su vida a la unidad nacional y en este caso a defender la soberanía nacional.

En este caso, son acciones jurídicas y políticas sincronizadas de defensa binacional, en las que participan los Tohono O´odham de Arizona, los Pápagos de Sonora, apoyados a su vez por el Consejo de tribus de Arizona, y el Consejo Nacional Americano de Indios -constituido por unas 500 tribus indias preexistentes a la República Federal de los Estados Unidos- quienes además entablan también un proceso de defensa en Dakota del Norte, contra la construcción de un oleoducto, también impulsado por Trump.

Además de este recurso, el también ex diputado federal Jaime Martínez Veloz promovió ante la Procuraduría General de la República una demanda contra el empresario Donald Trump, luego de intentar construir un supuesto complejo inmobiliario en Baja California “violando leyes fiscales, migratorias, ambientales, decía que iba a construir departamentos frente al mar, mando a hacer una maqueta de edificios, pero nunca obtuvo el permiso de construcción, ni  el de uso de suelo, adicionalmente contraviene a la Constitución, por el hecho de que ningún extranjero puede vender o adquirir propiedades a 100 kms de la frontera o a 50 kms de las costas nacionales, las que pretendía construir se ubicaban a 16 kms del litoral”.

Tal vez te interese:  Mexicanos inmigrantes dejan EU… fijan sus miras en Canadá

Las autoridades mexicanas tienen en sus manos un instrumento más para hacerlo valer ante actos delictivos cometidos por el racista Trump. A estas acciones jurídicas, se suma la demanda legal que presentó Cuauhtémoc Cárdenas ante la Corte Internacional de Justicia, para buscar la nulidad del Tratado Guadalupe Hidalgo de 1848, con el cual México cedió más de la mitad de su territorio a los Estados Unidos.

El ex candidato presidencial sostuvo que existen elementos suficientes para anular la validez de los acuerdos signados por el ex presidente Antonio López de Santa Anna, como sería la confesional del ejército norteamericano, conforme a documentos históricos, que acreditan la invalidez de la cesión territorial, al reconocer que habían invadido a México.

Con esta acción que requiere la firma del Ejecutivo Federal, se busca una sentencia favorable para recuperar los territorios despojados a México que actualmente son California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma. Ante la imposibilidad de recuperar el territorio anexado por la población estadounidense, se pediría a Estados Unidos pagar una indemnización (equivalentes en pesos o en oro) por el uso de los territorios en los últimos 168 años.

Recientemente el senador Patricio Martinez, ex gobernador de Chihuahua, expuso  un trabajo topográfico de los Tratados de Guadalupe Hidalgo y la Mesilla (1856), en los que se observa que la configuración de la línea divisoria, el país vecino abarcó  86 mil hectáreas que le corresponden a México. Situación que solicitará sea revisada de forma binacional.

Martínez Veloz expuso que otros acuerdos binacionales a revisión, son los que se refieren al Parque Big Bend, que comparte territorios entre Texas, Chihuahua y Coahuila, que se verían afectados por una barda, pared o muro, al violentar el equilibrio ecológico y las normas internacionales que lo protegen. Adicionalmente, abundó, falta aun tomar en cuenta los acuerdos que regulan el uso de las presas Falcon en Tamaulipas y La Amistad en Coahuila, además de los tratados que permiten a Estados Unidos recibir de México grandes cantidades de agua y a su vez compartir con México agua procedente del Río Colorado.

Tal vez te interese:  Trump cancela reunión de seguridad con países del Triángulo del Norte

Para el maestro Bernardo Méndez Lugo, director ejecutivo de la Fundación América Sin Muros. asesor de la ONU, de la OCDE y diplomático de carrera con rango de Ministro Jubilado del Servicio Exterior Mexicano, es correcta la exposición y propuestas de los actores que han iniciado diversas rutas jurídicas a favor de México y sus migrantes.

“Los acuerdos internacionales que ha ratificado Estados Unidos y la normatividad internacional y disposiciones de la ONU son instrumentos que debemos utilizar en defensa de migrantes mexicanos sin distinción de su situación migratoria”, expresó a esta Columna.

Consideró “muy loable y respetable la propuesta del ingeniero Cárdenas y si bien es un hecho irreversible la pérdida de nuestros territorios, me parece que el reclamo debe analizarse en un contexto de agresiones muy graves de la administración Trump a México y en ese sentido es una demanda que tiene un significado político muy relevante en este momento”.

Ex Cónsul en Montreal, Atlanta, San Francisco, Tucson y Chicago, manifestó que las declaraciones de Trump han sido y siguen siendo muy ofensivas para México y todos los mexicanos.

Ante los permanentes ataques, la defensa debe provenir desde diferentes trincheras, porque como lo han expresado diversas organizaciones pro defensa de los derechos humanos el clima antiinmigrante ya está afectando su inserción laboral en Estados Unidos, situación en la que coincide Méndez Lugo luego de expresar que a la par de la ruta jurídica, los deportados necesitarán apoyos en sus estados de origen y deben estar preparados con apoyo federal para crear empresas productivas, certificar habilidades laborales adquiridas en el trabajo en EU.

También está el reto de la educación y la salud para madres, niños y jóvenes, en muchos casos necesidades de vivienda y transporte. Es un reto muy grande para todos. No sólo para el Gobierno, también para empresarios, educadores, sector salud y organizaciones de la sociedad civil.

Por lo pronto, en el inmenso túnel que separa a la justicia de la xenofobia, la discriminación y el racismo, hay una pequeña luz, porque hoy sabemos que el engendro que promueve la guerra no es infalible, se equivoca y no puede controlar todo desde su cuenta de twitter. Es finalmente un gigante con pies de barro.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -