El número de niños migrantes detenidos ha ido en aumento, tanto que jamás se habían registrado cifras como en la administración Trump | Foto: Voz de América / AFP
El número de niños migrantes detenidos ha ido en aumento, tanto que jamás se habían registrado cifras como en la administración Trump | Foto: Voz de América / AFP

El número total de niños migrantes detenidos ha ido en aumento, tanto que jamás se habían registrado cifras como las actuales, según un informe del diario The New York Times.

Si bien es cierto que, después de cruzar la frontera, los niños son puestos en libertad por una orden judicial –menciona el Times-, que los niveles de población en refugios contraídos, por el gobierno federal, ha aumentado más de cinco veces desde el verano pasado, alcanzando un total de 12.800 este mes. Había 2 400 de esos niños bajo custodia en mayo de 2017.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos señala que una causa probable del aumento  se deba a que hay una reducción en la cantidad de niños que son liberados para vivir con familias, pero no hay reducción en el número de pequeños que ingresan al país.

Personal que trabaja en la red de refugios comenta que el sistema está forzando tanto a los niños como al sistema que los cuida. En la mayoría de los casos, los niños cruzaron la frontera solos, sin sus padres. El Times comenta que “muchos son adolescentes de América Central y están alojados en un sistema de más de 100 refugios en todo Estados Unidos, con la mayor concentración cerca de la frontera suroeste”.

Comenta que a pesar de que el gobierno de Estados Unidos ha trabajado constantemente para disminuir la migración de centroamericanos, el número de niños que cruzan la frontera es el mismo de años atrás.

Tal vez te interese:  Migra detiene a más de 130 migrantes, había varias familias y niños no acompañados

Marca que la diferencia está representada en “la burocracia y el temor, provocados por una aplicación más estricta de la inmigración que han desanimado a familiares y amigos de la familia de venir a patrocinar a los niños”, dice el Times, basado en información de personas familiarizadas con el sistema de refugios.

Indica el informe que hace un año  las capacidades del refugio estaban en un 30 por ciento; desde mayo, han estado cerca del 90 por ciento de la capacidad total. Si se llegara a presentar un aumento de cruce en las fronteras, los operadores comentaron que el sistema podría colapsar.

Mark Greenberg, quien estuvo a cargo del cuidado de niños migrantes para el Departamento de Salud y Servicios Humanos durante la presidencia de Barack Obam, y que fue citado por el Times, dijo que “Cuanto más cerca estén del 100 por ciento, menos capacidad tendrán para abordar algo imprevisto”. “Incluso, si no hay una afluencia repentina, se quedarán sin capacidad pronto a menos que algo cambie”, agregó.

La  administración anunció el martes pasado que triplicaría el tamaño de las campañas en Tornillo, Texas, para albergar hasta 3.800 niños para finalizar el año, pero, dice el diario, que los defensores de los inmigrantes y miembros del Congreso reaccionaron, ya que las condiciones son bastante duras a diferencia de los refugios tradicionales. Inclusive, costosas.

Rosa DeLauro de Connecticut, representante demócrata de la Subcomisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes que financia el programa de refugios menciona que “tales instalaciones cuestan alrededor de $ 750 por niño por día, o tres veces la cantidad de un refugio típico”, cita The New York Times: “Estás yendo en contra del bienestar infantil, y lo estamos haciendo por diseño”, dijo DeLauro. “Aumentas el costo y prolongas el trauma en estos niños”.

Las autoridades federales confirmaron, según el periódico, que están trabajando con las solicitudes de asilo y cruces ilegales en la frontera, ya que el sistema se ve afectado, por ejemplo, con la llegada de niños extranjeros solos.

El informe del Times indica que a pesar de que en el verano, 2 500 niños fueron separados de sus padres y se alojaron en albergues del gobierno federal, “bajo la política de tolerancia cero de la frontera de la administración Trump”, solo refleja una parte del total de los pequeños que están detenidos actualmente.

Los niños que llegan solos, por lo regular, son amparados por una familia cercana o amigos, mientras se valora quienes serán sus benefactores. No obstante, el sistema se ha desacelerado y, como lo dice el Times, en parte se debe a las demoras en la verificación de los patrocinadores, “lo cual está relacionado con los cambios que la administración de Trump ha realizado en la forma en que funciona el proceso”.

Las personas que acogerán a los niños deben presentar sus huellas dactilares, pero si están indocumentados, prefieren no arriesgarse. Estos procedimientos, dicen la autoridades, son para salvaguardar y proteger a los menores.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -