San Alonso de Orozco nació el 17 de octubre de 1500 en la provincia de Toledo. Desde pequeño tuco un encuentro cercano con la religión, y durante tres años actuó como niño cantor en la Catedral de Toledo. A los 14 fue enviado a la Universidad de Salamanca, institución en la que ya estudiaba uno de sus hermanos.

Los salmos predicados en la catedral, por el profesor agustino, Tomás de Villanueva, sobre el salmo“In exitu Israel de GYPTO” impulsaron su vocación religiosa, más tarde entró al Convento de San Agustín.

Tal vez te interese:  Santo Domingo de Guzmán

Fue en 1527 cuando Orozco fue ordenado sacerdote, su profunda espiritualidad y su gran capacidad para anunciar la Palabra de Dios, provocaron que sus superiores  lo destinaran el ministerio de predicación.

En 1530 se embarcó a México como misionero, sin embargo durante la trayecto hacia Islas Canarias, sufrió un fuerte ataque de artritis, los médicos temieron por su vida y  le impidieron continuar con el viaje.

En 1554 siendo prior del convento de Valladolid, fue nombrado predicador real por el emperador Carlos V, este puesto lo llenó de varios privilegios, sin embargo él decidió vivir como cualquier otro monje, en la pobreza y obedeciendo a sus superiores. Su celda sólo contaba con una silla, libros, una tabla con sarmientos por colchón, un candil y una escoba.

Además sólo realizaba una comida y dormía sólo tres horas, pues consideraba que era el tiempo necesario para iniciar un nuevo día.

En 1591 enfermó con fiebre, a pesar de los malestares, nunca faltó a celebrar Misa. El 19 de septiembre de 1591 se dio a conocer la noticia de su muerte. Murió en el Colegio de la Encarnación, hoy sede del Senado español.

Fue beatificado por León XIII el 15 de enero de 1882.

Por diversas circunstancias, sus restos fueron ubicados en diferentes lugares, actualmente reposan en la iglesia madrileña de las agustinas hasta este momento denominadas del Beato Orozco.

Comentarios

comentarios

- Publicidad -