Asesinar al menos a 10 mujeres, descuartizarlas y vender sus partes llevaron a Juan Carlos “N” a ser conocido como el Monstruo de Ecatepec, municipio mexiquense en el que llevó a cabo todos los feminicidios.

Juan Carlos fue detenido la semana pasada por agentes de la Fiscalía General del Estado de México mientras trasladaba restos humanos en una carriola junto a su pareja, Patricia “N”.

Tras su captura, el Monstruo de Ecatepec confesó haber asesinado a unas 20 mujeres desde 2012, de los cuales solo 10 han podido ser comprobados por las autoridades.

Para llevar a cabo estos asesinatos, Juan Carlos se valía de su pareja, mujer dedicada a la venta de artículos de bisutería y ropa que hacía a las víctimas ir a su casa para mostrarles más mercancía.

Tal vez te interese:  ¿Qué pasa con DACA? Carlos Colombo te aclara la situación

En total, las autoridades encontraron cuatro bolsas de plástico con restos humanos en un terreno baldío, en el apartamento de la pareja y en otra propiedad a la que la pareja planeaba mudarse

Los investigadores también indicaron que la pareja guardaba restos humanos en siete cubetas, dos tinajas, un costal y una caja de cartón.

En la segunda propiedad, a la cual la pareja planeaba mudarse había otras dos cajas y otras dos bolsas de plástico con restos humanos.

Tal vez te interese:  El paso a paso para importar de forma definitiva un auto americano a México

Los investigadores dicen que el Monstro de Ecatepec también confesó haber abusado sexualmente de algunas de las víctimas antes de matarlas, vender sus pertenencias y algunas partes de sus cuerpos a una persona, sin embargo, no está claro de a quién se refería.

De acuerdo con Alejandro Gómez, fiscal del Estado de México, Juan Carlos no muestra signos de sentir culpa por sus crímenes, incluso muestra alegría.

Añadió que el hombre puede distinguir entre el bien y el mal.

Tal vez te interese:  Alex Pérez, el padre de familia que murió atropellado el día del bautizo de su hija

Nancy Noemí Huitrón, una de sus últimas víctimas, desapareció el pasado 6 de septiembre cuando salió de su casa acompañada por su hija de dos meses de nacida, Valentina. Esta fue vendida por la pareja en 15 mil pesos, afortunadamente ya fue recuperada y se encuentra con su abuela materna.

Al momento de confesar sus delitos, Juan Carlos confesó que había matado a esas mujeres por bonitas y por su odio a las mujeres, el cual se debe al resentimiento que sentía hacia su madre.

Con información de El Universal

Comentarios

comentarios

- Publicidad -