90 alcaldes en 29 entidades de Estados Unidos se comprometieron a luchar contra la figura de la carga pública.
90 alcaldes en 29 entidades de Estados Unidos se comprometieron a luchar contra la figura de la carga pública.

Un total de 90 alcaldes ubicados en 29 entidades de Estados Unidos, así como defensores de los derechos de los migrantes expresaron su rechazo y se comprometieron para luchar contra la propuesta de carga pública, impulsada por el presidente Donald Trump.

Los opositores a la medida criticaron que esta obliga a los migrantes a decidir entre recibir ayudas públicas, y cubrir sus gastos del día a día, o acceder a una green card.

Se entiende como carga pública, cuando un migrante supone un peso para el Estado y que puede derivar en que el Gobierno desestime una potencial petición para acceder a la residencia permanente o la ciudadanía.

“Las nuevas regulaciones llevan este principio al extremo y, de ser adoptada castigarían en última instancia a los inmigrantes por acceder a prestaciones que no son en efectivo y que están diseñadas para ayudar a las familias a tener éxito en EU”, explica la carta enviada al Departamento de Seguridad Nacional.

Tal vez te interese:  Carga pública, el nuevo pretexto para negar la Green Card

Según los alcaldes, “comprometerá la salud, la nutrición y el desarrollo de los niños; impactará en el acceso a la seguridad sanitaria; reducirá las opciones de alojamiento y afectará negativamente a las comunidades locales”.

“Forzará a las familias a elegir entre la ayuda que necesitan y la gente a la que ellos aman”, aseveran los alcaldes, en referencia a que en muchos casos estos inmigrantes recurren a solicitar la residencia permanente para garantizar que podrán seguir viviendo con sus seres queridos, en algunos casos hijos nacidos en EU.

Con información de agencias

Comentarios

comentarios

- Publicidad -